ópera >

Sislena Caparrosa: “Sueño cantar en la Scala de Milán”

Sislena, el jueves en el Centro Cultural y Recreo de Arafo. / SERGIO MÉNDEZ

Sislena, el jueves en el Centro Cultural y Recreo de Arafo. / SERGIO MÉNDEZ

NORBERTO CHIJEB | Arafo

“Me han propuesto para cantar en bodas y otras fiestas pero mi sueño es llegar a cantar en la Scala de Milán”, afirmó convencida la joven arafera Sislena Caparrosa, ganadora del programa televisivo Tú sí que vales.

Este jueves pasado, la joven cantante premió en el Centro Cultural y Recreo de Arafo a los alumnos del Andrés Orozco con una interpretación del aria Nessun Dorma, de la ópera Turandot de Puccini, la misma con la que consiguió conmover al jurado del programa de Telecinco, entre ellos al mismísimo Risto Mejide, conocido por su dureza con los candidatos, sin olvidar que rompió todas las barreras inimaginables en este tipo de concursos al obtener el 100% de los votos.

Pese a los 30.000 euros ganados en el concurso -casi la mitad será para Hacienda- la intérprete quinceañera sigue necesitando ayudas para cumplir su sueño de llegar algún día a la Scala milanesa: “El dinero que gané en Tú sí que vales ayuda, pero necesito la beca para poder estudiar los 14 años de música”, admitiendo que “solo me ha ayudado Ricardo Melchior y cuando gané el concurso me han llamado de casi todos los ayuntamientos, menos el de Arafo”, dijo con rotundidad, mientras sorprendentemente ponía en duda la leyenda de que su pueblo es la cuna del música en Tenerife, porque ella piensa que “no apuestan por la música, porque la música no es solo las bandas”, dijo con cierto enfado, mientras su madre Angy confirmaba con la cabeza.

Sislena es hija de Nilo Caparrosa, un conocido trompetista que llegó a tocar con Juan Luis Guerra y que hoy toca en la calle Castillo, y de Angy, componente de un coro en Arafo. Su hermano de 21 años “solo canta barreno y fuego”, dice sonriendo esta joven autodidacta que se enamoró de la ópera a través de YouTube viendo videos de María Callas, cuando tenía 11 años.

No duda que ganar el concurso de Telecinco ha sido “lo más grande” que le ha pasado y por su manera de desenvolverse no se diría que el éxito se le haya subido a la cabeza, pese a que se siente algo agobiada por las invitaciones que recibe para actuar en diferentes lugares. “Incluso -comentó su madre Angy- ha recibido una oferta para realizar un spot en el Liceo de Barcelona”. Sislena tuvo que abandonar el conservatorio de Santa Cruz “por las malas condiciones económicas de mi familia”, después de estar algo más de dos meses en él.

Por lo pronto, espera que con el dinero ganado en el concurso televisivo pueda mejorar en cursos de canto y contratar a un pianista, teniendo entre ceja y ceja la posibilidad de “estudiar en Amsterdam, Londres o Milán”, porque no tiene otro objetivo, aparte de terminar la ESO, que la ópera.

Reconoce que a veces se siente “un bicho raro” entre sus amigas, porque a casi ninguna le gusta la ópera, pero se considera también una buena bailarina, sobre todo de “merengue, bachata o salsa”, y aunque se lo han propuesto muchas veces, no está por la labor de cantar una isa o una folía. Quizás porque sigue empecinada en poder cantar algún día La Traviata, de Verdi, en la Scala de Milán, su Dorado particular.