literatura >

Manuel Hernández ahonda en el legado de Secundino Delgado

El historiador Manuel Hernández, autor de la publicación. / DA

El historiador Manuel Hernández, autor de la publicación. / DA

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife

El ensayista e historiador Manuel Hernández presenta esta tarde en La Laguna su nuevo libro, titulado Secundino Delgado: el hombre y el mito. Una biografía crítica. El acto tendrá lugar en la sede del Instituto de Estudios Canarios, a partir de las 19.30 horas. El autor estará acompañado por el profesor Sergio Afonso Díaz, Melchor Núñez Pérez, licenciado en Ciencias Biológicas, y el escritor y periodista Ángel Morales García.

“Es una biografía sobre Secundino Delgado que aporta muchos aspectos hasta ahora desconocidos”, describe Manuel Hernández. “Desde sus orígenes familiares hasta el juicio que lo envió a la cárcel durante 11 meses por venganza del general Weyler, que lo había acusado de poner una bomba en La Habana, algo que él no hizo”.

El autor, también profesor de la Universidad de La Laguna, asegura que uno de los propósitos de esta publicación, avalada por “años de investigación”, es ahondar en el lado humano de un personaje cuyo verdadero legado se ha visto distorsionado por su ascenso a mito del nacionalismo canario. “De formación anarquista, él bebió del nacionalismo criollo. Creía en la sociedad mestiza, en la mezcla cultural y por eso reivindicaba tanto su españolidad como la tendencia aborigen”, dice.

Una intensa biografía
El libro, publicado por Ediciones Idea, también profundiza en la etapa norteamericana de Secundino Delgado; hace un recorrido por los viajes de éste a Río de la Plata y se para a analizar la figura de uno de sus hermanos, Arturo Delgado, “sargento en la guerra de Cuba y más tarde concejal conservador de Santa Cruz de Tenerife”. Manuel Hernández considera que una de las razones por las que la figura del protagonista tuvo más relevancia en el exterior que en Canarias fue debido a que su autobiografía, titulada Vacaguaré, solo se puso a la venta en una tabaquería de La Laguna.

El volumen detalla, asimismo, la última etapa vital de Secundino Delgado, fallecido a los 45 años por culpa de la tuberculosis. Antes había perdido a sus dos hijos y a su mujer, de nacionalidad neoyorquina.