Micaela Carosi: “La Sinfónica de Tenerife es una orquesta número uno”

Soprano principal   de la ópera ‘Aida’ / DA

Soprano principal de la ópera ‘Aida’ / DA

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife

La soprano italiana Micaela Carosi protagoniza la obra operística Aida, que mañana, martes, y los días 5 y 7 se podrá disfrutar en el Auditorio Adán Martín. Una producción del director escénico y cinematográfico Franco Zeffirelli, inspirada en uno de los títulos más legendarios de Giuseppe Verdi. Carosi, que cifra en “más de 100” las veces que ha interpretado este papel de esclava etíope, asegura que la versión que verá el público de Tenerife está entre sus preferidas: es la misma con la que, hace 14 años, debutó en el repertorio verdiano, hoy su especialidad”.

-¿Qué características destacaría de esta producción?

“Es una ópera con mucha presencia de los personajes. No es una Aida triunfal. Normalmente es una producción muy recargada y esta, en absoluto. La escenografía es fantástica. El maestro Franco Zeffirelli tiene muy presente que Aida es una princesa que, aunque vaya vestida de esclava, tiene que tener una presencia notoria. Otro detalle significativo es que aquí los personajes son jóvenes, que transmiten grandes emociones. No están estáticos, están vivos, con esa energía que tienen la gente joven cuando se conocen, se quieren y se aman”.

-Usted debutó en el género verdiano, precisamente con esta produción, en 2001.

“Fue en el centenario verdiano. En Bussetto, localidad íntimamente asociada al compositor, que nació en el vecino pueblo de Le Roncole. Recuerdo que aparecía pintada, como una joven negra. Guardo un magnífico recuerdo de aquella experiencia y siempre es un placer volver a interpretarlo. Aunque cada vez que la hago es como un volver a empezar, convirtiéndose siempre en un reto nuevo. La suerte esta vez es que contamos con una orquesta fantástica. La Sinfónica de Tenerife tiene mucho talento”.

-¿Qué cualidades tiene que tener una soprano para triunfar en el repertorio verdiano, como es su caso?

“Una vocalidad muy particular, desde luego. Un timbre que se reconoce, diferente a otro tipo de voces. Un color oscuro y agudo y con gran capacidad de adaptación, ya que Verdi escribía con mucho acento”.

-Interpretativamente, ¿también le exige mucho este papel?

“Muchísimo. Es muy expresiva y hay que liberar muchos sentimientos. Diría que es muy cinematográfica, ya que está pensada sobre los detalles pequeños”.

-¿Que tal la experiencia de trabajar con la Orquesta Sinfónica de Tenerife?

“Ya había trabajado con ella el año pasado y es una orquesta número uno. Un ejemplo es el momento del ballet, que es sinfónico. Nunca lo había escuchado así de bien. Con esos colores, esos acentos, esa brillantez. El ritmo es excelente”.

-Y con el tenor Giancarlo Monsalve, que realiza el papel del guerrero egipcio Radamés, ¿qué tal la conexión?

“No había trabajado antes con él. Es muy alto, a diferencia de otros tenores con los que había realizado antes en esta misma producción. La verdad es que hemos necesitado muchas horas de ensayo”.

-Usted que ha estado actuando en los principales teatros del mundo, ¿qué opinión le merece el Auditorio de Tenerife?

“Es precioso, con una acústica muy buena. Ya lo conocía, cuando vine a hacer la ópera Nabucco, hace algo más de un año. Es un espacio magnífico, como la Isla en general. Se trabaja muy bien aquí”.