La claqueta >

Un Eastwood no tan letal – Por Fran Domínguez

El francotirador recibió un disparo en los pasados Óscar. Ese puede ser el titular de esta controvertida película, que ha sido un éxito en taquilla en Estados Unidos, pero que no ha contado con el beneplácito de los premios (sólo se llevó en el caso de la estatuilla dorada un galardón técnico: mejor montaje de sonido). El último filme de Clint Eastwood, basado en la historia real del Navy SEAL Chris Kyle -interpretado por Bradley Cooper-, quien tuvo en su haber como tirador de élite del ejército estadounidense la terrible cifra de 160 personas abatidas en Irak (y eso según fuentes oficiales, porque se le atribuyen hasta 250 muertes), no logra sorprender ni enganchar, entre otras cosas por su vocación de soflama conservadora y militarista, y se queda en el reverso oscuro de una hagiografía.

Es más, la cinta toma retazos de otras películas de la que es deudora y que van desde el explícito Enemigo a las puertas hasta Black Hawk derribado, pasando por La chaqueta metálica o si me apuran incluso por El sargento de hierro -dirigida por el propio Eastwood-, y sobre todo, por En tierra hostil, de Kathryn Bigelow, la gran triunfadora en los Óscar del año 2010. En ella, Bigelow nos mostraba la historia de un especialista en desarticular explosivos, miembro de un escuadrón norteamericano en territorio iraquí, y nos deslizaba su adicción a la guerra y su nula adaptación a la sociedad. Eastwood cuenta aquí prácticamente lo mismo que Bigelow, aunque otorga al filme de una carga ideológica de mayor profundidad, o dicho de otra manera, de una consideración más patriótica -al estilo yankee, ya saben, con esa visión unilateral en la que no existen los tonos grises-. Eso sí, el viejo maestro dota a su producto, como no podía ser de otra manera, de una notable factura visual y narrativa a las escenas de acción, si bien no pone toda la carne en el asador en el universo civil del protagonista, con un final en el que obvia los detalles para mayor gloria del homenaje y la glorificación del héroe. En definitiva, El francotirador es de las cintas que no engrosarán ni de lejos el listado de honor del que fuera alcalde de Carmel.