Tertulia habanera >

Homenajes a Rosita Fornés en los Estados Unidos – Por Othoniel Rodríguez

Rosalía Lourdes Elisa Palet, conocida internacionalmente como Rosita Fornés (Nueva York, 1923), la gran dama de los escenarios cubanos, figura del canto, teatro, cine, radio y televisión, está siendo homenajeada en su país de nacimiento por sus espléndidos 92 años y aún en plena actividad creativa. Desde que en1938 ganó un primer premio en el programa habanero La Corte Suprema del Arte, y en 1939 realizó su debut profesional, la Fornés fue conquistando éxitos tras éxitos hasta convertirse en una leyenda de la escena cubana e internacional, varias generaciones de cubanos hemos disfrutado de sus memorables actuaciones, como La Viuda alegre, La casta Susana, La Leandras, Hello, Dolly, Luis Fernanda, entre otros muchos personajes. Al principio de su carrera tuvo el privilegio de trabajar con los tres grandes compositores del género lírico cubano: Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig y Rodrigo Prats. Muy importante también ha sido su extensa filmografía desde 1939 a 2002 en México, Cuba y España, donde ha trabajado con figuras como Jorge Negrete, Cantinflas, Pedro Infante, Marga López, entre otros. Su teatro dramático también ha dejado huella tanto en las obras clásicas como en las contemporáneas. Esta gran artista, fundadora de la televisión cubana, ha tenido el honor a través de los años de tener sus espacios fijos en ese medio, donde destacó por su versatilidad como primera figura en dramas, revistas musicales, zarzuelas, operetas y comedias, alcanzando una extraordinaria popularidad que ha traspasado fronteras.

Directores artísticos de primera línea se han inspirado en ella, dedicándole espectáculos unipersonales como La Fornés Tridimensional, de Joaquín M. Condal; La Fornés en el Teatro Musical, de Héctor Quintero; Ser artista, de Alfonso Menéndez; Vedettísima, de Raúl de la Rosa, además de sus colaboraciones con el gran director artístico Alfonso Arau en México y Cuba, y con el compositor español Augusto Algueró.

Entre sus premios y condecoraciones nacionales e internacionales figura, en 1940, el Honor al Mérito en México; en 1951 y 1952 fue considerada Primera Vedette de América; en 1980 recibió el Premio Girasol, de Cuba; en 1984, la Charola de Plata, en México; en 1988, diploma Artista Emérita de la UNEAC; La Giraldilla, por el Gobierno de la Ciudad de La Habana; en 2000, la distinción por la Cultura Nacional, del Ministerio de Cultura de Cuba; en 2001, Premio Nacional de Teatro del Ministerio de Cultura de Cuba; y en 2011, la Orden del Mérito Civil, concedida por don Juan Carlos I, rey de España. Ahora en 2015, por sus 92 años, Nueva York la agasajó con una gala fílmica con toda su trayectoria y el Premio de la Crítica, y en Miami, otra gala-homenaje con artistas cubanos e internacionales, donde además también participará en el Festival de Monólogos 2015. La Rosa sigue como una flor en sus 92 primaveras.