crítica >

Óleos de Alfonso Araquistain, en el Círculo de Amistad – Por Joaquín Castro

En el Círculo de Amistad XII de Enero se inauguró el pasado día 13 una colección de óleos del artista Alfonso Araquistain, donde la diversidad de temas hacen que esta muestra tenga un atractivo especial para el espectador.

Lleva muchos años en la Isla y el color que ha observado por todas partes le ha atraído. La luz siempre le impresionó, lo que para él ha sido una simbiosis de luz y color. No cabe la menor duda de que el dibujo que practicó en su carrera de ingeniero ha sido la base firme para emprender el camino certero de la pintura. En el pintor se unen espacio y color para conformar zonas de cromatismo, pensemos en las flores de la tarjeta de presentación de la exposición o en la pareja de papagayos que ilustra el cartel. En ambas pinturas vemos acertadas acentuaciones de luz y color, de tonos que crean espacios. Además, podemos estudiar a la perfección la realidad que subyace en la obra, que utiliza como plataforma para elaborar conceptos o para hacer surgir la realidad. En sus composiciones de temas florales o bodegones nace la explosión del color alternando gamas con espacios para dar paso a la luz. En la obra que presenta en la galería del Círculo de Amistad XII de Enero nos revela aspectos fundamentales de su perfil creativo, quien con su meditada pintura demuestra dónde se encuentra en estos momentos el pintor.

Alfonso Araquistain, en sus sólidos paisajes, manifiesta una gran progresión de tonos, una acentuación de las líneas y una honda vocación creativa que le permite conferir a su trabajo la honda dimensión llena de amor a la pintura. Pintor que ama lo que le inspira y ello se percibe claramente en esta nueva colección. Tenerife es tierra amada por él, plasma con maestría sus campos y sus mares, con dibujo preciso y bien encajado, espléndida utilización de la paleta, ajustado a la realidad, saber detallar y precisar zonas en contrapunto de los espacios amplios en los que la materia discurre creando un mundo real, y también imaginativo.

Siempre es agradable contemplar buenos cuadros bien construidos y dibujados, como nos ocurre con las interpretaciones de Araquistain, manteniendo un estilo figurativo que de seguro gusta a todos los públicos amantes del arte. Ha sabido encontrar el acertado impacto de un paisaje, de unas flores e incluso de unas aves tropicales, consiguiendo en todo momento una pintura interesante. Sus obras poseen rasgos académicos, creando sus propios mundos en las artes plásticas con las que construye los trabajos que se propone. Considero que lo más importante en los lienzos de Araquistain es saber encontrar el punto de equilibrio entre lo material de la inmensidad y la sencillez de los temas que aborda. Cuadros con precisión que solo el artista sabe crear.

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas, como en el Real Casino de Tenerife, Colegio de Ingenieros y Círculo de Amistad XII de Enero. Sus obras cuelgan en colecciones públicas y privadas, especialmente en Bilbao y Tenerife.