OPINIÓN >

No es algo, es alguien – Por Estrella Ortega

El sexto concierto de abono de la Orquesta Sinfónica de Tenerife se celebró el pasado viernes 13 de marzo en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín, con la obra de Malcom Arnold Four Scottish Dances, op 59, la Fantasía escocesa Op.46, de Max Bruch, y finalmente la Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor Heroica, Op. 55, de Ludwig van Beethoven. Escuchamos en primer lugar la obra de Malcom Arnold, un excelente y prolífico compositor inglés del siglo XX, que comenzó su carrera como trompetista profesional para después dedicarse a la composición, con más de quinientas obras.

Su capacidad para describir y evocar resultó perfecta para la composición de bandas sonoras. La obra que abre el programa, Cuatro Danzas Escocesas, fue escrita para el Festival de Música Ligera de la BBC, se estrenó en Londres en junio de 1957 dirigida por el mismo compositor y esta basada en temas originales escoceses y uno de ellos es del poeta en lengua escocesa Robert Burns.

La siguiente obra, la Fantasía Escocesa, titulada originalmente como Fantasía para violín con orquesta y arpa, con un uso libre de melodías populares escocesas. Se trata de una obra mucho más estilizada en cuanto a ecos escoceses, que la violinista americana Rachel Barton Pine interpretó con un violín Joseph Guarnerius del Gesu de 1742. Es difícil relatar la calidad de sonido que la señora Barton es capaz de hacer llegar al oyente, no se puede hablar de técnica porque la tiene toda, pero sí de sensibilidad, musicalidad, conocimiento en profundidad de la partitura y sobre todo su forma de tocar, que hace que el instrumento no se conforme con el toque mecánico sino que se humanice para emitir los sonidos y cante. Un verdadero placer y un lujo haber escuchado a esta fantástica instrumentista. Finalmente, la sinfonía de Beethoven fue el broche para la velada. La OST, bajo la batuta de su director artístico Nichal Nesterowicz, realizó un trabajo realmente impecable. Fue una de esas veladas donde el público salió orgulloso de su formación.