CINE >

Los siete pecados capitales de Sitges2015

VANESA BOCANEGRA | Santa Cruz de Tenerife

Una cara de la caja de cartón que dejó sin aliento a millones de espectadores en el estreno de Se7en, de David Fincher, hace ya 20 años, protagoniza el nuevo cartel del Festival de Sitges, que recuerda a los trabajos abstractos de Mark Rothko y de Antoni Tàpies. Acaba de presentarse la próxima edición del certamen de cine fantástico, que abrirá sus puertas entre el 9 y el 18 de octubre, rindiendo homenaje en su 48ª entrega a uno de los thrillers más importantes de la historia del séptimo arte. Pocos años antes de la aparición de la película protagonizada por Brad Pitt y Morgan Freeman, Jonathan Demme había elevado el género a lo más alto con El silencio de los corderos. Ambas películas tienen mucho en común, arduas investigaciones policiales, asesinos retorcidos, giros inesperados, continuos juegos con la perspectiva del espectador… No era de esperar que Fincher repitiera la jugada, logrando otro producto totalmente revolucionario, original, redondo, terrorífico e impactante. Se7en sin embargo tan solo fue nominada a un Oscar. El último thriller de Fincher, Perdida, también logró una única candidatura a los premios, para la actriz Rosamund Pike, por su papel de la esposa aparentemente perfecta que desaparece en un escenario repleto de indicios criminales. Anteriormente a la adaptación de la novela de Gillian Flynn se había fijado el director en el asesino del Zodiaco, cuyos crímenes son uno de los más famosos casos sin resolver de San Francisco (Zodiac, 2007); y había llevado al cine la novela Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson, en 2011, logrando el Oscar a la mejor edición. Sin embargo, la Academia ha valorado más los trabajos dramáticos del cineasta: El curioso caso de Benjamin Button (2008) y La red social (2010) consiguieron tres estatuillas cada uno. Aún así, nos quedamos con los títulos de suspense de este estilizado heredero de Alfred Hitchcock y lo mejor es que si el póster de Sitges gira entorno a estos argumentos, prevemos que este año será el festival de los thrillers y psychokillers más potentes.