opinión >

‘Néstor, un gran desconocido’, en el Real Casino de Tenerife – Por Joaquín Castro

|

En la sala de exposiciones del Real Casino de Tenerife se ha inaugurado la exposición Néstor, un gran desconocido. Figura canaria internacional, nacido en Las Palmas (7 de febrero, 1888-6 de febrero, 1938), artista no solo de la pintura, sino excelente dibujante, escenógrafo, decorador, estilista de vestuarios y, sobre todo, artista universal.

Néstor Martín-Fernández de la Torre, al que el Real Casino le dedica esta muestra, es el artífice de la gran decoración de la sala de bailes de esta sociedad, donde toda su canariedad queda reflejada en los murales que allí podemos admirar. Decoración precisa, testimonial del alma canaria, en los hombres que llevan a hombros la barca hacia al mar, fornidos pescadores y, junto a ellas, las mujeres con las cestas para la recogida del fruto. En otro de los ángulos, los camellos del sur de Tenerife llevando la carga de bellas campesinas, y siempre a cada lado de estos soberbios murales, los cactus autóctonos, las tabaibas y draguillos y las verdes capas de la reina planta que le entusiasmó y lleva a algunos de sus poemas. Hablar de Néstor es hablar de la pintura, que desde pequeño aprendió con dos grandes maestros, Nicolás Massieu y Eliseo Meifrén. Estos conocimientos adquiridos y su afán por la pintura le llevan a Madrid, y allí se especializaría interviniendo en algunas exposiciones. Pero su inquietud artística le lleva a viajar por la culta Europa: París, Bruselas, Gante, Brujas, Londres y otras ciudades del Viejo Continente.

De vuelta a España realizaría su primera exposición individual en Barcelona, en el Círculo Ecuestre, principalmente con retratos. Luego en la Sala París, donde también expondría otro canario universal, Francisco Bonnín. Allí presenta Néstor unos paneles decorativos inspirados en el poema La Atlántida, del poeta Jacinto Verdaguer. Había obtenido un primer premio en la Escuela Municipal Londinense. En Madrid se le encarga la escenografía y figurines para el Amor Brujo de Manuel de Falla. También llevaría a cabo los bocetos y vestuario de Don Giovanni.
En 1924, presenta el Poema del Atlántico, en el Palacio de la Biblioteca y en el Museo Municipal de Madrid. Junto con su hermano Miguel, que era arquitecto, ejecutaría la decoración del Real Casino de Tenerife y del Teatro Pérez Galdós. Viajó por Europa, por África, incluso por América, realizando una exposición en Buenos Aires. Luego ya se establecería en su tierra de Las Palmas, y en su estudio seguía pintando hasta su temprana muerte.

Ha tenido grandes estudiosos de su obra como Pedro Almedia, Piqué y Alemán. El 18 de julio de 1956 se inaugura dentro del Pueblo Canario el Museo Néstor, que todo amante del arte ha de visitar. Allí conoceremos la grandeza de este polifacético artista. Su enorme sensibilidad le llevaría desde la plástica hasta la escenografía y figuración de personajes en sus vestuarios operísticos.

El Real Casino de Tenerife se siente orgulloso de tener entre sus paredes uno de los grandes trabajos de Néstor. Por eso, entre los actos celebrados por los 175 años de la institución se ha querido homenajear a este pintor universal, que forma parte de la historia cultural canaria.