literatura>

Cecilia Domínguez: “Escribir es una manera de conocerme a mí misma”

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife
Foto: SERGIO MÉNDEZ

Cecilia Dominguez. | S. M.

Cecilia Dominguez. | S. M.

Toda una vida de dedicación a la poesía y la narrativa le han valido a Cecilia Domínguez (La Orotava, 1948) el máximo galardón regional de las letras. El pasado jueves la llamó por teléfono el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, para comunicarle la buena nueva.

- ¿Ya le ha dado tiempo a digerir el Premio Canarias?
“Pues todavía estoy aterrizando. Realmente me cogió por sorpresa y con tantos mensajes que he recibido, lo que agradezco muchísimo, no me ha dado tiempo a reaccionar”.

-Es la segunda mujer que lo consigue en 19 ediciones. Un mérito añadido…
“Lo importante no es ser mujer u hombre. Lo importante es la labor que se realiza día a día. Afortunadamente, los tiempos van cambiando y, aunque aún hay mucho por hacer, la mujer ha logrado abrirse paso en caminos antes impensables. Claro que, también es cierto que últimamente, la sociedad parece haber experimentado un retroceso en materia de derechos humanos y eso, no cabe duda, afecta y mucho a la mujer. Por eso no podemos bajar la guardia”.

-¿De dónde viene su pasión por la escritura?
“Viene de la pasión por leer. He sido lectora desde siempre y cuando, de niña, algún cuento no me gustaba, lo modificaba, hasta que terminé escribiendo aquellos cuentos que me hubiera gustado leer. Por otro lado, mi familia era muy aficionada a leer poesía en alto y eso me llevó a ese mundo en el que, de pronto, me sentí cómoda”.

-¿La poesía bebe de la inspiración o del trabajo?
“De las dos cosas. Lo que se llama inspiración, yo lo llamo ocurrencia y me refiero a que, de pronto, por algo que has visto, leído o vivido, te surge una idea y empiezas a escribir. Luego vienen las correcciones, que es lo más arduo pero muy necesario si quieres que un texto te salga medianamente bueno”.

-¿Cómo es su proceso creativo?
“Siempre escribo a mano. Luego, como los alumnos, paso a limpio al ordenador. Para sentarme a escribir tengo que tener una idea previa de lo que voy a hacer. Soy incapaz de sentarme a esperar a que se me ocurra algo. Estoy segura que pasarían horas y seguiría con el papel en blanco”.

-En que perspectiva se siente más cómoda, ¿primera o tercera persona?
“Depende del tema que esté tratando en ese momento. Cuando escribo literatura llamada juvenil, prefiero la primera persona porque el lector se acerca más a la historia contada de primera mano”.

-En lo más profundo, ¿para quién escribes?
“Más que para quién, para qué. Yo pienso que escribo porque esta es una manera de conocerme a mí misma e intentar descifrar este mundo que me rodea, tan terrible pero tan hermoso a la vez”.

-¿Qué porción de sus obras se basan en la experiencia personal?
“En cualquier obra que se escriba, por muy alejado que se esté de la historia, siempre hay algo de uno mismo. No digamos cuando se trata de poesía, en la que se trata de investigarse uno mismo, lo que hay a su alrededor, y formularse constantemente preguntas”.

-En cuanto a la lectura, ¿qué género es su favorito?
“No creo tener un género favorito. Tal vez, si tengo que elegir, me quedaría con la poesía, pero tampoco lo aseguro”.

-¿Lee a sus contemporáneos?
“Leo de todo. Lo que pasa que ya he llegado a una edad en la que, si un libro no me gusta, abandono su lectura, sin problema alguno”.

-¿Qué opinión le merece la literatura canaria? ¿Demasiada novela negra en la actualidad, tal vez?
“Como en todos sitios, hay de todo. Lo de la novela negra es una moda que está bien, pero pienso que hay que tener cuidado con un más que posible encasillamiento, por parte de los escritores. Es lo que tiene escribir solamente un tipo de novela”.

-¿Cuál ha sido su experiencia con las editoriales?
“Pues no me puedo quejar demasiado. Es cierto que ha habido algunas digamos que poco serias, pero son las menos. La verdad es que he tenido bastante suerte”.

-Usted es miembro de la Academia Canaria de la Lengua. ¿Cuál es la función de este órgano?
“Entre otras cosas, valorar nuestra modalidad lingüística, con el estudio científico, difusión y conservación de nuestra lengua y, en cuanto a la Literatura se refiere, difundir nuestra literatura, tanto escrita como oral, no solo en el ámbito de las islas; también nacional e internacional”.

-¿En qué proyecto está trabajando ahora?
“Acabo de terminar un libro de poemas y estoy en medio de otro y de una novela. Aparte de eso, colaboro en la revista de la Academia Canaria de la Lengua, e imparto charlas en institutos sobre literatura canaria”.