LITERATURA >

Preferimos a los autores hispanos

La web especializada Nielsen BookScan asegura que el libro más vendido en España en 2014 en formato físico fue Yo fui a EGB, de Javier Ikaz y Jorge Díaz. / DA

La web especializada Nielsen BookScan asegura que el libro más vendido en España en 2014 en formato físico fue Yo fui a EGB, de Javier Ikaz y Jorge Díaz. / DA

KAREN ESTÉVEZ | Santa Cruz de Tenerife

La web especializada Nielsen BookScan asegura que el libro más vendido en España en 2014 en formato físico fue Yo fui a EGB, de Javier Ikaz y Jorge Díaz, editado por Plaza&Janés. Una obra que representa la esencia de toda una generación de españoles que a día de hoy pasa de los 30 años. Por eso, no es un error decir que la nostalgia vende. El libro que comenzó siendo una página de Facebook, con más de 752.000 seguidores en la actualidad, se ha convertido en un éxito literario de 256 páginas, en las que sus autores consiguen arrancar más de una sonrisa mezclando los rotuladores Carioca con los clicks, la Súper Pop o los calentadores.

El top 10 de superventas en España lo completan El juego de Ripper, de Isabel Allende, su primera novela negra; La jungla de los listo, de Miguel Ángel Revilla; Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro; No estamos locos, de El Gran Wyoming; La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joel Dicker; Cincuenta sombras de Grey, de E.L. James; La ladrona de libros, de Markus Zusak; El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte; y El cielo ha vuelto (Premio Planeta 2013), de Clara Sánchez.

Curiosamente, los datos de Nielsen ponen de manifiesto la preferencia de los lectores por los autores de habla hispana. En lo que va de año, solo el 30% de los títulos que conforman el top 10 de los más vendidos ha tenido que ser traducido al castellano desde su lengua original. Una tendencia que se replica en otras listas.

El coste de los libros ha hecho que unos pocos prefieran acudir a una biblioteca y leer de manera gratuita o pagando una pequeña cantidad de dinero para asociarse. Sin embargo, se trata de un porcentaje muy pequeño, si se tiene en cuenta que el 69,9% de la población no ha pisado una biblioteca en el último año. Aún así, se trata de un negocio rentable. Para el estudio El sector del libro en España 2012-2014, de cada euro invertido en una biblioteca española se obtiene un retorno de entre 2,49 y 3,40 euros.

top5En Canarias, cada municipio da cobijo a una o más bibliotecas, ya sean públicas o privadas, distribuidas en los cascos y centros históricos de la ciudad, pero también en los barrios de cada localidad. Para 2010, se contaba con 71 y con un total de 3.646.884 visitantes al año, según datos del Istac. Un ejemplo de estas es la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife, que no solo ofrece un amplio catálogo a sus socios, sino que también mantiene una gran agenda cultural para sus usuarios. Datos proporcionados por esta biblioteca apuntan que en Tenerife El tiempo entre costuras y Misión Olvido, de María Dueñas; la trilogía de Cincuenta sombras de Grey, y Fue un beso tonto, de Megan Maxwell, han sido los libros más solicitados entre 2013 y 2015. En el ranking no figura ningún poemario, pese a que es el género más editado en el Archipiélago, ni firmas de autores isleños.

La innovación también toma terreno en el sector de la literatura. Según el informe Hábitos de lectura y compra de libros en España, el 11,7% de los encuestados mayores de 14 años afirmaba leer libros en soporte digital. Un porcentaje que ha ido incrementándose desde el 2010, cuando solo un 5,3% utilizaba este medio. Los entrevistados que tienen un e-book leen al año 16 libros de media. Por otra parte, en 2012, el 9,7% de lectores tenía un libro electrónico en casa. Las formas de acceso a los libros  son diversas, el mayor porcentaje de lectores se los descarga de Internet gratuitamente o también los consiguen de familiares y amigos. Apenas el 32% los descarga pagando.

Los más vendidos en español, según la página de Amazon (la web más popular para la venta y descarga de libros en internet), se cuenta El último judío, de Noah Gordon; Nadie lo ha oído, de Mari Jungstedt; La templanza, de María Dueñas; La isla tranquila, de Mo de la Fuente; y Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte

PERFIL DE LOS LECTORES
Mujer, estudiante y de 14 a 24 años. Este es el perfil del lector de libros en el país, según el último informe Hábitos de lectura y compra de libros en España publicado en 2012 y firmado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. El estudio, que se ejecutó a partir de 6.700 encuestas -347 en Canarias-, dibuja cómo se encuentra el mercado de la lectura a nivel nacional y regional. En general, los datos que proporciona acaban siendo escasamente esperanzadores: cuatro de cada diez españoles no leen libros en su tiempo libre. Sin embargo, en el periodo 2010-2012 el porcentaje de lectores digitales ha crecido más de 10 puntos y la media de libros leídos en formato físico se ha establecido en 11 obras en un año. Por todo esto, cabe preguntarse hacia dónde se dirige este sector tan importante para el desarrollo de la sociedad. ¿Qué lugar ocupa el libro electrónico en los hogares?, ¿cuáles son los libros y las temáticas más demandadas? y, sobre todo, ¿cómo somos los canarios cuando se trata de elegir un libro?

Según los datos de este estudio, el 84% de la población lee por entretenimiento, el 11% lo hace para mejorar su nivel cultural y tan solo un 7% por estudios. No sorprende, por consecuencia, que el género preferido de los lectores de España sea el literario (con un 77,5%), ni que la mayoría de entrevistados lea solamente en su tiempo libre. Sin embargo, de esos porcentajes, solo tres de cada diez lee todos o casi todos los días.

En Canarias, un 57,1% destina su tiempo libre a la lectura. Por debajo de la media nacional, que se posiciona en el 59,1%. La comunidad con más lectores es la madrileña, donde el 71,3% de los entrevistados aseguraba tener siempre un buen libro a mano. En contraposición con Extremadura, la peor posicionada en el ranking, con un 54,2%.

El coste de los libros ha hecho que unos pocos prefieran acudir a una biblioteca y leer de manera gratuita o pagando una pequeña cantidad de dinero para asociarse. / S. M.

El coste de los libros ha hecho que unos pocos prefieran acudir a una biblioteca y leer de manera gratuita o pagando una pequeña cantidad de dinero para asociarse. / S. M.

El informe de la Federación de Gremios de Editores de España también concluye que a medida que pasan los años, los españoles abandonan la lectura de libros, perdiendo hasta 40 puntos porcentuales: casi el 85% de jóvenes de entre 14 y 24 años lee con regularidad, frente al 38% de lectores con más de 65. Asimismo, el motivo principal por el que la población no lee (el 40,9%) es por la falta de tiempo por culpa del trabajo, los estudios o el cuidado de familia. Con un menor porcentaje, otros declaran no leer porque no les gusta o no les interesa.

Los hogares son los lugares favoritos para leer. No obstante, en comunidades como Canarias, con un buen clima durante todo el año, muchos prefieren hacerlo al aire libre. Y un ínfimo porcentaje decide leer en las bibliotecas (solo el 2,2%). Otro dato curioso que aporta este informe es que cinco de cada 10 españoles pueden leer en más de una lengua, pese a que la gran mayoría de libros se editan en castellano, seguido por el catalán y el valenciano.