OPINIÓN >

Delirium puro teatro. Treinta años – Por José Luis Figueroa

El Cine Capitol de Tacoronte lleno a rebosar, como los 30 años siguientes, cada vez que estrena Delirium. De pronto salen tres actores vestidos de prehistóricos. Las ropas se les caen y se quedan desnudos. Clemente Noda, en el control de iluminación, apaga lentamente la luz sobre el escenario. El alcalde Guillermo Graham se entierra en la silla que ocupa. En la siguiente escena, un culo aparece flotando en el escenario. Es una sensación muy extraña, surrealista, sí. Acaba de comenzar la historia de Delirium Teatro, con su obra primigenia Delirium.

Es la historia del éxito creativo de un grupo de jóvenes que, entorno a Tacoronte, han generado durante los tres últimos decenios una fuente inagotable de creatividad desde el mundo del teatro, cuya base creativa ha sido Delirium, pero que ha generado otros grupos y más de 25 proyectos teatrales de éxito, que han puesto en el mapa de la cultura teatral española a la ciudad de Tacoronte.

Delirium, hoy comandado por Severiano García y Soraya González, hunde sus raíces en la experiencia teatral de Severiano y Clemente García realizando parodias teatrales desde el instituto a finales de los años setenta, y en los ciclos culturales por barrios impulsados por el Centro de la Cultura Popular Canaria que tuvieron un gran éxito en Tacoronte. A partir de 1985, desde el Ayuntamiento, se promueve la profesionalización del grupo y su conversión en cooperativa. Antes, este grupo de jóvenes promotores, al que se incorpora Ricardo del Castillo, completa su formación en Madrid, donde les visitaba alguna vez en su piso de Chueca.

Recuerdo el cariño con que Yaya, Candelaria, la madre de Severiano, nos agradecía el apoyo que dábamos al grupo y la sorna con la que Clemente su padre, nos saludaba; con esa empatía que recuerdo cuando veo su seña de perica de oro en ese bonito cartel que cuelga en muchos bares de Tacoronte. Toda la familia, padres, hermanas, primos y los muchos amigos y amigas, arropamos siempre con todo afecto las propuestas creativas del grupo. Y ese cariño nos ha sido devuelto con creces a través de las obras, de la creación escénica, de las más de dos docenas de producciones teatrales que nos han permitido disfrutar del teatro. Delirium, Gilbert o Sullivan, El Conferencista, Tonga Tonga, Schneider, El camino más duro, La muerte y la doncella, Tic Tac, Quijote, Footing, Isla Mujeres, La punta del Iceberg y ahora La casa de Bernarda Alba. En 1986 primer premio en el Encuentro Regional de Teatro Contemporáneo para Jóvenes de Canarias. Encuentro Nacional de Teatro Contemporáneo de Mérida y, en 1987, a España en el IV Festival do Joven Teatro en Oporto, Portugal.

En estos años, muchos jóvenes actores, poetas, autores teatrales, escenógrafos, carpinteros, modistas y, en la última obra, hasta la banda de música Santa Cecilia, han sido partícipes del éxito de Delirium, un efecto arrastre de una envergadura tremenda que, desde Tacoronte, ha llegado a toda Canarias y a muchas otras ciudades españolas y del extranjero, obteniendo premios y reconocimientos muy importantes. En los últimos tiempos hemos disfrutado también de la integración creativa con otros grupos teatrales y sin duda han sido claves para que en Tacoronte disfrutáramos de ciclos teatrales como el que han traído este año a través de los Premios Réplica.

Empeñados en trabajar desde Tacoronte, desde la pequeña Sala Minik, compartiendo con el público cercano las creaciones, hemos reído, llorado, sentido, temblado, admirado y sobre todo disfrutado las propuestas que desde la dirección nos hace Severiano García.

En estos días hemos podido disfrutar de un penúltimo trago de puro teatro, la puesta en escena de La Casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. Tenemos que decir que Severiano logró la sincronía total de las actrices con la obra, incorporando a la Banda de Música Santa Cecilia, con un gran acierto escénico y nos lega, para celebrar los primeros treinta años de éxito, otro pedazo de vida que es puro teatro.

Creo que Delirium es uno de los patrimonios intangibles de Tacoronte, que continua y consolida una vena creativa que tiene una larga tradición histórica legada de Oscar Domínguez, de Tilita López, de María Belén Morales, de Domingo Pérez Minik, Eduardo Westerdahl y muchos otros, que encontraron en Tacoronte un espacio de creación compartida. Deseo que Delirium nos legue en el futuro un centro de creatividad y arte que tenemos aún que construir en nuestra ciudad, y desde luego deseo seguir disfrutando de esta mirada con la que Seve y Soraya nos hacen ver el teatro. Muchas gracias desde el corazón que hacen latir en cada obra.

Mañana, 7 de mayo, estarán de nuevo abriendo el Festival Mueca en el Espacio Agustinos y, con la colaboración especial de la Banda de Música Puerto de la Cruz, sin duda otra vez estará lleno.

*Consejero delegado de EIS Aila- Dependencia SL. Fue Responsable del Centro Comarcal de Servicios Sociales en 1985 y concejal de Desarrollo Local de Tacoronte entre 1987 y 1995.