El Auditorio estrenará en julio su producción más ambiciosa, ‘Evita’

Cristóbal de la Rosa y José Luis Rivero (d), ayer, acompañados por Jaime Azpilicueta por videoconferencia. / DA

Cristóbal de la Rosa y José Luis Rivero (d), ayer, acompañados por Jaime Azpilicueta por videoconferencia. / DA

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife

Auditorio de Tenerife trabaja en una nueva producción escénica de la mano del director Jaime Azpilicueta. Entre los días 4 y 7 de julio ofrecerá seis funciones de la primera reposición que se hace en España del musical Evita en castellano desde su estreno en 1981 en Madrid, entonces, con Paloma San Basilio de protagonista. El proyecto se plantea como una continuación del trabajo realizado por el Auditorio y Azpilicueta para el espectáculo Jesucristo Superstar, estrenado el pasado diciembre, y que según valoraron ayer ambas partes se saldó con un resultado de sobresaliente.

“Evita es más arriesgada. Una obra llena de contenido histórico y político, y con una protagonista carismática que llegó a ser elevada a la categoría de santa”, describió Azpilicueta a través de videoconferencia. “Será una producción 100% canaria”, añadió José Luis Rivero, director artístico del Auditorio, que cifró en 62 las persona que en total movilizará el nuevo proyecto escénico. Este se halla en fase de preproducción y selección de los 25 artistas, entre cantantes y bailarines que junto a nueve músicos interpretarán la obra.
Al objeto de animar la presencia de público en las seis representaciones previstas, Auditorio de Tenerife ha sacado ya a la venta un paquete de 2.000 entradas a un precio único de 15 euros. La oferta se prolongará hasta el día 165. A partir de ahí las localidades costarán entre 30 y 45 euros. Azpilicueta subrayó que Tenerife será el tercer lugar del país en el que se represente la versión en castellano de este musical escrito por Andrew Lloyd Webber, tras Madrid y Barcelona.

Él formó parte de aquellas dos experiencias y aseguró guardar un excelente recuerdo de su resultado: “Cuando estuvimos en Barcelona las Juventudes Peronistas reservaron 30 butacas”, contó a modo de anécdota. “Estábamos un poco preocupados con la reacción que podían tener al ver la obra, ya que en el personaje de Evita hay extremos un poco turbios que pueden interpretarse de una u otra manera. Al final, afortunadamente para nosotros, el camerino de Paloma San Basilio apareció llenó de rosas blancas”.

Azpilicueta apuntó que la versión que podrá verse en el Auditorio seguirá el mismo patrón lineal. “No vamos a tomar parte de lo que fue Evita. Nos centraremos en contar la historia”, dijo. El consejero insular de Cultura, Cristóbal de la Rosa, también se refirió al espectáculo Evita, The Musical, que se podrá ver en Las Palmas en las mismas fechas de julio. Una producción en este caso británica y subtitulada en español. “El fin es que el público no se quede en casa y disponga de alternativas. Ojalá sirva para que muchos cojan el avión. Esto es como tener dos equipos de la Primera División de fútbol”.