música>

“En esta vida estamos para hacer lo que nos gusta”

Red Beard. | DA

Red Beard. | DA

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife
Foto: DIARIO DE AVISOS

Red Beard es el seudónimo musical de Jaime Jiménez, un joven grancanario que ha decidido llevar a los escenarios su pasión por el sonido country y la cultura popular estadounidense. Recién llegado de una exitosa gira de presentación por la Península, esta noche estará en el Teatro Leal de La Laguna (21.00 horas). El pasado enero, en su primera actuación ante el público tinerfeño, agotó entradas en el Espacio Guimerá.

-¿De qué va Red Beard?
“Es una apuesta por la música folk country. Es la música que he escuchado desde pequeño, ya que era lo que sonaba en casa. Recuerdo oír mucho a Johnny Cash, luego me interesé por otros autores del mismo estilo y hasta aquí he llegado con esa música”.

-¿Lo de su imagen tan vinculada al western vino después?
“Si lo que quiere saber es si soy un producto de mi propio producto la respuesta es un no rotundo. Siempre he vestido ropa vaquera y botas. La barba me la dejé desde que salí del cuartel”.

-¿Qué tal fue en su reciente gira por el territorio nacional?
“Muy bien, estamos muy contentos. Todavía estamos en los inicios y queda mucho territorio por conquistar. Lo que está claro es que hemos venido para quedarnos. La música es mi vida, no la entiendo de otra forma”.

-Usted procede de la producción y la publicidad…
“Antes hacía música para anuncios y composiciones para algunas bandas que me apetecían. Hasta que decidí producirme a mí mismo. Ahora estoy cien por cien volcado en el proyecto de Red Beard”.

-¿Qué agenda de conciertos maneja para los próximos meses?
“Hay muchas opciones y estamos aún encajando el puzle. Esto es una carrera de fondo y queremos ir poco a poco. Por lo pronto, tenemos cerrada una salida corta en julio a Madrid y Santander y otra en octubre, con una gira más larga por la Península. También se está planteando la posibilidad de cruzar el charco y tocar en Estados Unidos, pero todo a su tiempo”.

-¿Por qué lo de sacar el primer disco en dos volúmenes?
“Quería ver primero la respuesta de la gente. En breve sacaremos la segunda parte de Nobody’s Gonna Bring Me Down, con otros seis temas más. Creo que es una buena fórmula”.

-¿Cómo será el concierto de esta noche en el Leal?
“Algo similar a lo que hicimos en el Guimerá, donde tuvimos una acogida espectacular, que sinceramente no nos esperábamos. Eso sí, llegaremos más rodados que entonces, después de la serie de conciertos realizados por la Península”.

-¿El título del disco, Nobody’s Gonna Bring Me Down (No me vas a hundir) tiene alguna lectura?
“Es, simplemente, una respuesta a toda esa gente que te dice que no vas a cumplir tu sueño, que este mundillo no es para ti. En esta vida estamos para hacer lo que nos gusta”.

-¿Dónde buscas la inspiración para componer?
“No tengo una forma fija de funcionar. Unas veces empiezo por la música y otras por la letras. Según el momento en el que me surja la inspiración. Soy bastante irregular en este sentido”.

-¿Hay algún toque de canariedad en su propuesta musical?
“Me considero más un producto global. No hago ninguna referencia a mi nacionalidad o identidad. Lo que yo hago es música americana. Para fusión ya hay un montón de bandas en las Islas”.

-¿Qué opinión le merece la música que se está haciendo actualmente en las Islas?
“Muy interesante. Hay un montón de proyectos nuevos que valen la pena. La gente joven está con muchas ganas y probando muchos estilos. En Tenerife, por ejemplo, está el caso de Keiko, la banda de Diego Hernández. Suenan fantásticamente bien. Lo que no me gusta tanto es el criterio de cierta personas a la hora de organizar conciertos y festivales. Da mucha rabia tanta mediocridad. En cambio, hay otra gente, como nuestro mánager, Juan Salán, que sudan la gota gorda por traer buenos grupos e impulsar a gente de aquí, y no se les reconoce tanto”.

-Y vivir de la música, ¿lo considera un objetivo viable?
“Esto no es un hobby. Es mi pasión y mi trabajo y con esa seriedad me lo tomo. No porque te guste pilotar aviones vas a trabajar luego gratis para una aerolínea. Esto es un trabajo en el que hay que hacer números y pagar cosas. Es un negocio con las mismas responsabilidades y exigencias que cualquier otro. De hobby nada, eso se lo debe de quitar la gente de la cabeza”.